Las mejores cascadas de la sierra de Madrid

No hay mejor manera de huir del asfalto y el calor abrasador de la ciudad que dándose un baño de naturaleza. Nuestras casas rurales Collarubio te ofrecen el alojamiento perfecto para disfrutar de la sierra de Madrid.  Conócelas aquí: www.collaru Y si a ese plan, apetecibe por sí solo, le añadimos el aliciente de ir en busca de los riachuelos y los saltos de agua que salpican (nunca mejor dicho) la sierra de Madrid, el domingo está echado. Aquí van algunas opciones para perderse este verano por la zona norte de la Comunidad.

RECOMENDADO: Si preferís ir en busca de pueblos con encanto, aquí están los más bonitos

Cascada del Purgatorio. Rascafría

© Shutterstock

Cascada del Purgatorio (Rascafría)

Solo el inicio de esta ruta ya merece la pena: comienza en el medieval Puente del Perdón, frente al Monasterio de El Paular. 14 kilómetros después, entre pinos y robles, encontraréis la Casacada del Purgatorio, un salto de agua de más de diez metros de altura que forma el abundante caudal del arroyo del Aguilón.

Chorrera de Litueros. Somosierra

© Shutterstock

Chorrera de los Litueros (Somosierra)

Con apenas dos kilómetros de longitud, la ruta que os conducirá hasta una de las cascadas con más caudal y altura de la Comunidad de Madrid es accesible para casi todo el mundo. Aunque esté prohibido el baño en la Chorrera de Litueros, podréis sentaros a la fresca del arroyo del Caño, que se convertirá en el nacimiento del río Duratón.

http://www.fotonazos.es

© Jesús Pérez Pacheco

Cascada del Hervidero (San Agustín de Guadalix)

Son unas cuatro horas y media de ruta desde San Agustín de Guadalix. 13 kilómetros aproximadamente de caminata que, tras descender unos escalones de piedra, os llevarán al Charco del Hervidero, donde las aguas del río Guadalix que fluyen desde la Sierra de la Morcuera forman esta doble cascada.

Chorrera de Mojonavalle. Canencia.

© Shutterstock

Chorrera de Mojonavalle (Canencia)

El nacimiento del arroyo del Sestil del Maíllo forma este salto de agua rodeado de imponentes abedules al que llegaréis desde el Puerto de Canencia. Son unos cinco kilómetros de senderos y pistas forestales que no entrañan grandes complicaciones, por lo que es perfecto para recorrer en familia. Al final os espera esta Chorrera de Mojonavalle.

Chorrera de San Mamés

Juan Cesar Jover

Chorrera de San Mamés (Navarredonda)

En plena sierra de Guadarrama encontramos también está cascada que nace del arroyo de Pinilla, uno de los afluentes del río Lozoya. Su altura es de unos 30 metros y está situada en un claro del bosque formado por pinos característico de esta zona. Para visitarla, tenéis que acceder a través de un camino de unos 3,5 kilómetros que parte desde la pedanía de San Mamés.